Agua o bebidas isotónicas, ¿qué es mejor para el ciclista?

Compártelo en tus RS

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin

Seguramente te hayas hecho alguna vez la pregunta sobre si es necesario tomar bebidas isotónicas para mejorar tu rendimiento ciclista. O si pueden sustituir completamente al agua. Es el momento de responder a estas cuestiones.

Partimos del hecho comprobado de que combinar la ingesta de agua con bebidas isotónicas es beneficioso para el ciclista, igual que para cualquier otro deportista. Pero, ¿beber sólo bebidas isotónicas durante el entrenamiento es beneficioso?

Lo cierto es que no. Además, te adelantamos que las bebidas isotónicas son prescindibles, aunque no por ello desaconsejables para una correcta hidratación. El agua es el elemento que siempre deberás llevar contigo cuando salgas en bici. Ya sea con frío, calor, una ruta corta y relajada con los amigos o un entrenamiento de alta intensidad.

Importancia del agua para un ciclista

No dejes nunca de hidratarte con agua antes, durante y después del ejercicio. También beber con frecuencia en los periodos de descanso entre ruta y ruta. Es el líquido más efectivo contra la sed, limpia tus músculos de toxinas y favorece una correcta digestión.

Te puede interesar: Instala tus calas con 3 sencillos ajustes

No obstante, bebiendo sólo agua durante una salida en bicicleta, especialmente si dura más de una hora y media, no conseguiremos reponer con la rapidez deseada todos los carbohidratos y electrolitos necesarios que se pierden con el sudor, fundamentalmente. Los electrolitos son sales minerales disueltas (calcio, magnesio o potasio) con carga positiva y negativa básicos, para el movimiento de los músculos.

Estos minerales están en alimentos que deben estar presentes siempre en la dieta un deportista: carnes, pescado (como el atún), productos lácteos, frutos secos y frutas. La composición de una bebida isotónica también contiene electrolitos.

Ventajas de las bebidas isotónicas

De esta forma, tomar bebidas isotónicas durante una ruta o entrenamiento ciclista conlleva las siguientes ventajas:

· Aporte rápido de energía: los electrolitos e hidratos de carbono de las bebidas isotónicas, al estar diluidos en agua, son fácilmente asimilados por el organismo. Además, las bebidas isotónicas tienen la misma o similar concentración de sales que la que puede asumir la sangre, tal y como explican desde Training Peaks, por lo que se acelera esta aportación de energía. Se digieren rápido y llegan en pocos minutos a la sangre y de ahí a los músculos, retrasando así la aparición de la fatiga o los tan temidos calambres.

· Mejoran la recuperación: beber una cantidad moderada de bebida isotónica te ayudará a reponer fuerzas rápidamente tras un entrenamiento intenso, por sus propiedades mencionadas en el anterior punto.

· Complemento de hidratación: las bebidas isotónicas contienen agua, por lo que también hidratan . De hecho, es la base de su composición. Aunque esto no quiere decir que puedas eliminar la ingesta de agua pura.

Fuente: Solo Bici

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Dejanos un comentario